Entrevista para Temple of the Blue Moon



Esta es la entrevista que me hizo Daniel Noctis para su blog Temple of the Blue Moon.




1- ¿Cómo empezó a interesarse por la magia y más concretamente por el sendero de la mano izquierda?

Mi interés fundamental es lo que se conoce como Satanismo. Entiendo el Satanismo como un conjunto de estudios y prácticas siniestras cuyo objetivo central es llegar al conocimiento y comunicación con el Demonio. Como en todo acto de comunicación, hay dos partes que interactúan, en este caso son el satanista y el propio Demonio. La magia negra es para mí la acción que lleva a cabo por su cuenta el satanista en la búsqueda de su propósito, y esta acción se complementa con la intervención del Demonio en la vida y en el entorno del satanista, una vez lo acepta como su aliado (Si no lo acepta como aliado, seguramente devorará su psique).

Desde mi punto de vista, el sendero de la mano izquierda o sendero siniestro y la llamada magia negra son básicamente la misma cosa: un camino de autoconocimiento y autodesarrollo no natural, dirigido al completo dominio del mago negro sobre su vida y su mundo. Esto es lo que constituye para mí llegar a ser un aliado del Demonio. El concepto de "no natural" se ha expresado también con las fórmulas "antinómico" o "anticósmico". Antinómico quiere decir "contrario a la ley" (en griego, nomos). Y es que "la Naturaleza", "la Ley" o "el Cosmos" son tres formas de designar el aparentemente inmutable Orden de los dioses: una forma de concebir la realidad donde se niega que la persona tenga la posibilidad efectiva de tomar las riendas de su propia vida, donde se proclama que hay grandes "poderes" inamovibles por encima de ella, que debe obligatoriamente aceptar y a los que debe someterse (adorar). La lucha de los titanes contra los dioses, en la antigua cosmogonía griega, reflejaba ya la sublevación contra esta perspectiva fatalista de la realidad, que promueven todas las religiones: Prometeo-Lucifer es el rebelde que se niega a aceptar un poder por encima de sí mismo o más allá de su propia voluntad.

Mi interés por el sendero siniestro, entendido así, se remonta a mi temprana desconfianza visceral por todo tipo de sacerdotes y religiones. Nunca he podido ser un "creyente" o un "místico", por más que lo intentara a veces. Considero que la pertenencia al sendero siniestro, a diferencia de la pertenencia a una ideología política o a un club de fútbol, no es meramente una cuestión de opción: Hay que tener unas condiciones innatas para ello, y creo que sólo una minoría las tiene. No todo el mundo siente en sus entrañas la rebeldía demoníaca contra todo tipo de poder impuesto, contra toda forma de rebaño. La mayoría de la gente, y más en nuestra lamentable modernidad, aprende a acatar, aceptar, sonreír y alabar hipócritamente a los poderosos. Lo consideran una táctica de supervivencia, una habilidad "necesaria" para desenvolverse en el mundo real, un paso ineludible cuando se convierten en adultos (lo suelen llamar "sentar la cabeza" y cosas así). Pero luego las tristes vidas de estos "pragmáticos" están muy lejos de lo que podría considerarse cualquier forma de triunfo.


2- Como autor ocultista y editor en libros Infernalia, ¿cómo ve el campo de la literatura sobre magia en el siglo XXI, goza de buena salud? ¿sigue cautivando la imaginación de las gentes?

Magia es un concepto amplio que incluye muchas cosas. Magia es también Thelema, la Wicca, la Santería, la "psicomagia" de Jodorowsky, los amuletos… Como tal, este pintoresco conglomerado creo que goza de muy buena salud, sobre todo en sus vertientes "blancas", bienpensantes, en definitiva en las opciones que no implican ningún esfuerzo importante de transformación personal. La gente quiere verse reconfortada por la "buena suerte", las "buenas vibraciones" en este mundo de hoy tan solitario, insatisfactorio e inhumano. Muchas personas necesitan confiar en que lo "extraordinario" aparecerá un día de repente para salvarlas de la vida miserable en que están inmersas. Lo demuestran los miles y miles de personas que hacen colas a diario en todo el mundo ante los despachos de sorteos y loterías, esperando su "suerte". La magia, entendida como colección de "conjuros", "rituales", etc. que al hacerse atraen o provocan cambios positivos en la pequeña vida cotidiana (por ejemplo manipular una vela naranja y encontrar novio), creo que está en pleno auge.

Mi interés, y el de la casa editorial Infernalia, no está en este difuso campo de fascinación por "lo maravilloso", ni siquiera por "lo misterioso". Nuestro interés está en la magia negra, que no es más que la parte práctica del Satanismo, como bien dice mi amigo Cort Williams. En este terreno concreto creo que habría que distinguir bastante entre los diferentes países y marcos culturales, a la hora de preguntarnos por la buena o mala salud del asunto. Mi opinión personal es que en España, por ejemplo, el Satanismo se encuentra en una situación francamente lamentable. La situación en la América hispanohablante la desconozco personalmente, aunque desde aquí quiero manifestar mi respeto y consideración por el gran satanista colombiano Héctor Escobar. Desde mi punto de vista, y volviendo a Europa, uno de los países actualmente más interesantes para el Satanismo es Rusia. Por ejemplo, me parecen muy creativos e innovadores los trabajos de Mykhailo Chornyisyn o Valentin Scavr.


3- En estos tiempos en que cosas como la nanotecnología están llamando a nuestra puerta, son muchas las voces que enuncian que la magia es algo obsoleto e irracional, ¿qué podría decirse en defensa de la magia como herramienta de desarrollo personal?

No creo que tenga sentido introducir la magia negra en un debate público, para convencer a los "escépticos", a la "opinión pública", etc. Mi enfoque siniestro de la magia es que es algo para pocos, un camino necesariamente elitista. Primero porque implica unas cualidades innatas de rebeldía y después porque supone la valentía de recorrer peligrosos caminos solitarios y desconocidos. Por otro lado, la magia es eminentemente empírica, práctica: quien trabaje con ella realmente sabrá de su efectividad. Es inútil presentársela a quien sólo es un consumidor pasivo de conceptos, de palabras e ideologías: quien no es capaz de ejercitar realmente su voluntad y lanzarse a experimentar las cosas por sí mismo, con el riesgo que esto supone. En definitiva, es inútil intentar "vendérsela" a quien sólo es un espectador de la vida. En diversos sentidos es útil que la mayoría de la gente no crea en la magia negra: Se ha dicho hasta la saciedad que una de las mayores ventajas del Demonio es que la gente crea que no existe. Mi experiencia, por ejemplo, es que la magia negra es especialmente eficaz cuando se dirige a personas que proclaman no creer en ella. Pienso que es mucho más beneficioso para el satanista que la gente en general no crea en la magia negra ni en el Demonio. Por ello a mí no se me ocurriría nunca hacer cualquier forma de proselitismo.


4- A pesar del alcance de medios como internet son muchas las personas que siguen viendo el sendero de la mano izquierda, la “Magia negra “, como algo pernicioso, eso hace que sean muchas las gentes que a la hora de practicar magia se inclinen por practicas de “Magia blanca” como la religión wicca. ¿Por qué escoger entonces las formas de magia más “oscuras”?

La magia negra es un camino de liberación y crecimiento personales y por lo tanto es lógico que todos los discursos públicos oficiales estén en contra de ella. Los curas, que basan su profesión en parasitar como sanguijuelas sobre la angustia y el autodesprecio de la gente, no pueden hacer otra cosa que advertir contra ella usando todo tipo de historias repulsivas. Si la gente fuera valiente y orgullosa, se quedarían en el paro. Escoger la magia siniestra es entonces un acto contra corriente, y por ello el peor enemigo del mago negro es, en sus comienzos, él mismo, por todos los terrores y alarmas que siglos de religiones le han inculcado. Al principio la percepción de la presencia del Demonio provoca mucho miedo, pero luego se convierte en una de las mejores experiencias que un humano puede tener.


5- A día de hoy, en todas las formas de magia, son muchas las corrientes mágicas que han desaparecido, otras se han transformado, y han aparecido otras nuevas, ¿Cómo ve el campo oculto actual, existe alguna corriente que llame su atención sobre las demás por algún motivo en particular?

Como satanista considero que debo examinar y utilizar todo aquello que sirva para mi crecimiento y liberación personales. Todo lo que me hace más fuerte es bueno en mi particular escala de valores. Todo lo que me enferma, me atemoriza o me inhibe es malo. Por lo tanto escojo lo que me conviene de las distintas filosofías, culturas, prácticas, y también corrientes mágicas. Hay cosas que me interesan porque me sientan bien de la magia enoquiana, de la magia del caos y del vudú haitiano especialmente. Pero esto puede ser totalmente diferente para otra persona.


6- Si tuviera que enumerar tres cosas positivas que el sendero oscuro trajo a su vida, ¿cuáles serían?

El descubrimiento de la existencia de las fuerzas demoníacas en nuestra realidad, la comunicación con estas fuerzas y la constatación de que me ayudan a vivir más plenamente.


7- En estos tiempos de inmediatez, prácticas como la magia del caos han propiciado que formas más arcaicas y engorrosas se hayan desestimado por los mas jóvenes. Son muchos los que buscan inmediatez de resultados. ¿Es todo valido, o existen pautas a respetar a pesar de lo tediosas que puedan ser?

Como no creo que exista el Camino, sino distintos caminos personales (tan diferentes como las personas son diferentes entre sí), no podría contestar si hay algo que todos deberían seguir o respetar. En la magia, y especialmente en sus formas más oscuras, cada uno debe probar aquello que le atraiga y -si sobrevive mental y físicamente- extraer las conclusiones pertinentes. Las corrientes "blancas", "de luz", que siguen a maestros, sí están preocupadas por la "ortodoxia", las pautas a respetar y todo eso. Pero no me interesan, porque no son útiles para mis propósitos.


8- Muchos aventuran que de todas las ramas del saber humano, si existe alguna que pueda darle algún día a la magia una explicación “racional”, esta será la psicología (Algunos psicólogos jungianos como Vivianne Crowley por ejemplo), otros prefieren esperar al avance de los postulados de física cuántica. ¿Cuál es su postura al respecto?

Me parece que en todo este asunto de las "explicaciones racionales" de la magia lo que subyace es conseguir un discurso que vuelva respetable este tema entre los círculos bienpensantes de nuestra sociedad. Una especie de estrategia de marketing que convierta las prácticas mágicas en algo "bien visto" por quienes viven aceptando todos los mitos de la sociedad represiva actual. Sin duda el llamado "paradigma psicológico" de la magia es el que tiene mejor imagen, el que vende mejor. Freud creó un conjunto de nebulosos conceptos ("subconsciente" es el más genial de ellos) y logró que la sociedad oficial los aceptara como reales. Sin duda apelar al subconsciente puede permitir muchas cosas en sociedad, entre ellas dedicarse a estudiar la magia.


9- Existen muchas figuras relevantes en el mundo del ocultismo, ¿podría nombrarnos dos, una antigua y otra contemporánea, cuyas teorías tengan un peso trascendental en su enfoque de la magia?

Aleister Crowley y Anton LaVey son dos grandes creadores cuyas vidas y obras me han resultado muy estimulantes. Ambos son fáciles de criticar si uno se queda en la superficialidad, pero la lectura atenta de sus trabajos es una fuente constante de inspiración. Sin embargo no los tengo de ninguna manera idolatrados. Hay cosas de ellos que me producen un profundo rechazo, del mismo modo que hay cosas de ellos que me resultan completamente geniales y fascinantes.

De Crowley, por ejemplo, no me gusta su predilección por la cábala -la cábala no me interesa nada, ni siquiera en su versión "qlifótica"- y por la liturgia religiosa, gnóstica y cristiana. No me gusta persignarme, ni aunque sea en hebreo y me toque la entrepierna. No soy en absoluto un "thelemita". Pero considero que el Liber Oz es uno de los mejores textos en la línea del sendero siniestro que se han escrito nunca.

A LaVey le debo como satanista evidentemente muchas cosas. Me gusta mucho su enfoque sobre la magia, mucho más profundo y oscuro de lo que se cree. Sólo hay que examinar con detenimiento el complejo simbolismo de sus Rituales Satánicos. Pero no me gusta su forma de publicitarse utilizando el reclamo de los cuerpos de mujeres, completamente objetivizadas, tratadas hasta como muebles (un altar es un mueble). Gracias a esa estética publicitaria de pornografía barata tenemos hoy a todo ese enjambre de cuarentones salidos que merodean por el satanismo a la búsqueda de "góticas" descocadas, orgías escabrosas y demás.


10- Y ya para terminar este decálogo de preguntas, ¿qué le aconsejaría desde su experiencia a los recién iniciados en el camino del sendero oscuro?

Les aconsejaría tres cosas. La primera es que no sigan a ningún tipo de "maestros". Que sean curiosos y críticos, que examinen, prueben y tomen de cada sitio lo que les convenga, pero que no se conviertan en discípulos de nadie. Si creen que alguien sabe lo que hay que hacer y ellos deben seguir fielmente sus pasos para aprender, no tienen un espíritu satánico, sino de rebaño. Que desconfíen por lo tanto de los que se presentan como "entendidos", de todos los supuestos conocedores de profundos "secretos": suelen ser sólo mediocres con afán de notoriedad, gente de muy baja calidad personal.

También les recomendaría, y creo que esto enlaza con lo anterior, que no hagan nada que no entiendan claramente. Seguir pasos que no se entienden no sirve para avanzar uno mismo. Todas las teorías y escuelas mágicas fueron obras de otros seres humanos, y están adaptadas a las preferencias y gustos personales de ellos. Salvo que uno se considere la reencarnación de alguno de estos magos fundadores, todo lo que decida utilizar de ellos tiene que ser primeramente analizado y reflexionado por uno mismo, pasado por el propio tamiz.

Y por último les diría que no esperen que la magia les vaya a resolver los retos vitales que deben superar por sí mismos. La magia les dará fuerzas que sin la propia voluntad no son nada.


Muchas gracias, Miguel, por responder a nuestras preguntas.




1 comentario:

Adastra dijo...

Sin lugar a dudas, un ser humano digno de admiración que entiende muy bien el significado del Satanismo.