Nueva entrevista sobre el Satanismo



Entrevista realizada por el blog AB&MP Investigaciones.



Miguel AlgOl es doctor en filología por la Universidad de Sevilla y ha sido profesor de lingüística y teoría de la comunicación en varias universidades y centros de estudios superiores de España, Noruega, Alemania y Egipto. Un experto, un estudioso de la Magia Negra, del Satanismo y de las tradiciones del Sendero de la Mano Izquierda. Bienvenido, Miguel AlgOl, un honor tenerte entre estas humildes líneas de este blog que siguen muchos aficionados al mundo del misterio, religión, enigma y otras ciencias ocultas.

¿Encendemos la luz a nuestros seguidores? Pero antes, para darte a conocer un poco mejor ¿Quién es Miguel AlgOl, cuál es tu carta de presentación al mundo?


Llevo en este mundo ya una larga temporada, así que una buena parte de él realmente ya me conoce. Tanto a nivel personal como profesional, o en lo tocante a mis escritos, estoy razonablemente satisfecho de la gente que ya sabe quien soy. No necesitaría presentarme al mundo a estas alturas... Pero dirigiéndome en concreto a los lectores de vuestro blog, que son a los que me presento aquí, considero que es correcta vuestra introducción en lo que se refiere a mi interés por el Sendero Siniestro, la Magia Negra y el Satanismo. Puesto que estamos en un blog, me gustaría aprovechar para invitar a visitar el mío, que se llama El Baile del Espíritu y que aborda con más detenimiento algunos de los temas que trataremos aquí.


Cuando a una persona de la calle se le suele decir que adora a Satanás... ¿Cómo reacciona ante tal afirmación?

Pienso que esta pregunta no tiene respuesta posible si no se hacen dos consideraciones previas.

La primera es que las personas que nos interesamos por lo que se conoce por el Sendero Siniestro o el Satanismo no venimos de otro planeta. Somos también "personas de la calle", es decir unos ciudadanos más de esta sociedad, aunque tal vez con la salvedad respecto a otras personas de que no caemos en los miedos irracionales inducidos por las iglesias y otros aparatos formadores de eso que se llama "la opinión pública" y que Nietzsche llamaba "el rebaño". Para nosotros, como personas de la calle, es más terrorífico que haya padres que confíen la educación de sus hijos a una institución de larga tradición represiva, muchos de cuyos miembros resultan ser en la actualidad convictos de abominables crímenes contra la infancia como la pederastia, que el hecho de manifestar más o menos "simpatía por el Diablo", como dice el título de la célebre canción.

La segunda consideración es que los satanistas sólo "adoran a Satanás" en los discursos hostiles que contra ellos elaboran precisamente los miembros de esas instituciones represivas a las que me acabo de referir. Y es que en realidad la razón de la feroz enemistad de las iglesias de todo tipo contra los satanistas no es "teológica", por llamarlo así: No les alarma que ellos sean del bando de Yahvé y nosotros del Diablo, como símbolos irreconciliables en los textos bíblicos. Su hostilidad de fondo realmente procede de que nosotros no "adoramos" ídolos de ningún tipo. Los satanistas consideramos que cada ser humano nace lo suficientemente capaz y completo para no tener que necesitar dioses, ni sacerdotes, ni ningún otro mito o montaje que le haga renunciar a llevar las riendas de su propia vida y a vivir de manera plena, responsable y lúcida sus propios deseos. Si "adorar" quiere decir estimar superlativamente, los satanistas proponemos que el ser humano sólo debería adorarse a sí mismo. Anton LaVey, el autor del libro conocido como La Biblia Satánica, lo expresaba muy gráficamente con estas palabras: "Satán exige estudio, no adoración". Con nosotros, los satanistas, se les acaba el chollo de los "fieles" a todo tipo de pastores, sacerdotes, en definitiva embaucadores, que viven de explotar el miedo y la inseguridad de la gente.

Hechas estas dos consideraciones previas, mi respuesta a la pregunta es lógicamente que no existiría el caso de que un satanista le dijera a un hombre de la calle, como si fueran dos clases diferentes de personas, que adora a Satanás. Y por lo tanto ya suponer cuál sería la reacción a esta imposible escena francamente escapa a mi imaginación.    


Todos tenemos un inicio, un comienzo, una inspiración... ¿Cuál fue la llamada que te hizo acercarte al mundo del Satanismo? ¿Qué te inspiró a dar ese paso?

Yo llamo Satanismo a mi propio proceso de liberación personal. Para mí Satán, el Adversario, es un símbolo de la rebeldía innata que hay en cada ser humano bien constituido, del derecho natural que este tiene a ser el dueño de su propia vida. Me acerqué al Satanismo según me iba alejando de toda forma de rebaño, de todo tipo de religiones e ideologías opresivas. Decidí llamar Satanismo a esta evolución de mi conciencia individual inspirado por la propuesta que en este sentido hizo Anton Szandor LaVey, al fundar la Iglesia de Satán en Estados Unidos en los años sesenta. Satán es en nuestra cultura occidental moderna, como Prometeo lo fue en la cultura griega clásica, la figura que encarna mejor esta rebelión contra todo poder impuesto, por muy mayoritario o fuerte que parezca ser. Satán, como Prometeo, es el único que se atreve a rebelarse incluso ante los dioses.

Así que realmente no ha habido un paso concreto, como cuando uno se mete en una religión y le echan agua por la cabeza en un altar o le dan ahogadillas vestido de blanco en un estanque. Realmente no me he apuntado a nada. El Satanismo no es una religión, ni un cuerpo doctrinal, ni siquiera algún tipo de organización o hermandad. Hay numerosas asociaciones de satanistas por el mundo, pero ninguna pretende ser la única o verdadera, ninguna representa realmente a todas las personas que deciden considerarse satanistas. Si vas al portal web de la Iglesia de Satán, la decana de estas asociaciones en la actualidad, verás que en su página de afiliación comienza por decir que no es necesario formar parte de su grupo, pagar una cuota, etc. para ser satanista. De hecho creo que la mayoría de los satanistas de hoy no pertenecen a ninguna asociación. Sé que este panorama tan heterogéneo puede resultar difícil de entender para las personas fuertemente educadas en las religiones, especialmente en el cristianismo. Pero el Satanismo es, por naturaleza, un movimiento altamente individualista. Precisamente por todo lo que he dicho antes sobre la búsqueda de un camino propio y personal, frente a todo tipo de rebaños y pastores.

   
A lo largo de la historia la Magia Negra, el Satanismo, la brujería... han sido maltratados sobre todo por la Iglesia católica. Hoy en día todavía sigue estando en guerra con vosotros. ¿Por qué tanto temor, tanta insistencia, incluso en estos siglos en que la libertad de credo debería respetarse? ¿Debemos respetar el Satanismo como una religión asentada?

No diría que habría que respetar el Satanismo por ser una religión asentada, porque no lo concibo como un tipo de religión. Creo que habría que respetar el Satanismo por una razón más amplia: porque hay que respetar todo tipo de pensamiento, filosofía, forma de vivir, de ver el mundo, que cada uno decida tener. Cualquier religión, aunque sea minoritaria, no asentada, debe ser objeto de respeto, porque es la elección personal de determinados ciudadanos. Lo mismo debería suceder con cualquier otra filosofía, creencia, ideología, etc. Yo como satanista defiendo radicalmente la libertad de pensamiento y de expresión.

La Iglesia católica persigue al Satanismo porque desde siempre ha perseguido la diversidad y la libertad de elección personal. A sus espaldas tiene una larga tradición de represión sobre "pecadores", "herejes", "infieles", "paganos", y de las otras mil maneras que ha llamado a la disidencia. A lo largo de su historia ha torturado y asesinado de formas indeciblemente crueles a gente que pensaba, vivía o amaba de manera diferente a los dogmas que ella preconizaba. Preguntarse por qué la Iglesia católica nos odia creo que tiene una respuesta evidente: porque somos distintos a ellos, porque no aceptamos sus directrices, porque defendemos un mundo donde reine la libertad de pensamiento, mundo en el que los sacerdotes de todo pelaje se quedarían en paro. Conociendo la terrible trayectoria de "pensamiento único" de la Iglesia católica, si no nos odiaran a muerte yo me preocuparía.    


Eres un experto en el "Sendero de la Mano Izquierda". ¿En qué se basa? ¿Qué diferencias podemos encontrar respecto al "Sendero de la mano Derecha"?

Los términos Sendero de la Mano Izquierda —o Sendero Siniestro (sinistra = "izquierda" en latín)— y Sendero de la Mano Derecha reflejan enfoques o planteamientos dentro de la magia y el ocultismo. Proceden de las tradiciones de la India y fueron traídos a Occidente por los ocultistas de finales del siglo XIX, especialmente por la gran viajera Helena Blavatsky, fundadora de la llamada "teosofía". Hoy se usan entre nosotros para designar dos líneas de trabajo divergentes. El Sendero de la Mano Derecha, llamado también "misticismo", considera que el trabajo del mago es acercarse a fuerzas superiores a él (dioses) y adecuarse a su voluntad. El Sendero de la Mano Izquierda o Sendero Siniestro entiende que el trabajo del mago es fundamentalmente un ejercicio de autodesarrollo y crecimiento personales, sin creer en la existencia de poderes por encima de él que deban dirigirle o influenciarle. El seguidor del Sendero Siniestro no reconoce ningún poder ajeno que dicte lo que debe hacer con su vida. El Satanismo como corriente se encuadra dentro de este Sendero Siniestro, porque no concibe a Satán como un dios, sino como una inspiración o fuerza creativa que sirve a los humanos para ser los absolutos dueños de sus propias existencias.  


Supongo que existen otras vertientes, otras versiones o formas de ver el Satanismo...

Sí. Como el Satanismo no es una religión o un dogma, ni puede haber nadie que emita certificados de Satanismo (afortunadamente), cualquier persona puede considerarse a sí misma un "satanista", por las más diversas razones personales. En realidad cada satanista tiene una forma distinta de entender el Satanismo, porque parte de experiencias vitales propias difícilmente repetibles. Hay personas, a mi juicio las más interesantes, que deciden identificarse con el Satanismo precisamente por lo que llamaba antes un proceso de liberación personal, en la línea de lo que acabo de decir sobre el Sendero Siniestro. Pero también existen personas cuya única fuente de información sobre el tema del Satanismo son los programas o libros sensacionalistas y truculentos escritos por los detractores de esta filosofía. Estas personas entonces, verdaderos alumnos de los "exorcistas" y los "demonólogos" de las iglesias, se acercan al Satanismo por la fascinación que ejerce en ellas lo malvado o lo ominoso. Imaginan que son o pueden llegar a ser auténticos monstruos de iniquidad, que van a formar parte de orgías oscuras y perversas... En fin, desde el punto de vista psicológico, suelen ser personas inestables, con un fuerte complejo de inferioridad, que sueñan con despertar el miedo en sus semejantes como forma de autovalorarse. Mi consejo general para estas personas, que están en las antípodas de mis planteamientos, es que deberían mirarse su "satanismo". Pero desequilibrados hay en todas las filosofías o ideologías, incluidas por supuesto las religiones oficiales o establecidas.  


¿Está dentro de este mundo la Masonería, incluso los templarios?

Fuera de los textos sensacionalistas que escriben algunas personas que desconocen completamente este mundo, pero que desean sacar beneficios del miedo y la desinformación, la Masonería no tiene nada que ver con el Satanismo ni con el Sendero de la Mano Izquierda. Mucho menos los templarios, que en su tiempo fueron miembros de una orden de monjes-guerreros cristianos, víctimas de la criminal codicia de las instituciones oficiales católicas.


¿Podemos considerar la Magia Negra y el mundo del Satanismo como antirreligión?

Yo creo que sí. Antirreligión en el sentido de que el Satanismo no plantea la fe en ningún dios, ni es un rebaño de ovejas que siguen a un pastor. El satanista es a todos los niveles su propio "redentor".


Siempre han relacionado el Satanismo con el caos, el desorden, la muerte, el tráfico de estupefacientes, con rituales de sangre, asesinatos, prostitución... Todo ello es algo que yo personalmente no comparto, pero contando con tu experiencia y profesionalidad para aclarar mejor estas falsas acusaciones ¿Hasta qué punto son ciertas estas afirmaciones, que siempre acusan los medios de comunicación y entidades religiosas? ¿Tan nefastas son las sociedades satanistas? ¿Piensas que están muy mal informadas aquellas entidades del estado que os persiguen de alguna forma? 

La lista me parece de lo más tenebrosa, y en algunos casos debo decir que también divertida... Me resulta jocoso imaginar lo que debe ser la "prostitución satánica". Supongo que, sea lo que fuere, habrá que pagar en almas y por adelantado... Del hachís o los tripis satánicos mejor ni especular. En cuanto al "caos" y al "desorden", sin comentarios.

Hace algún tiempo hice un estudio creo que bastante documentado sobre este imaginario de crímenes y destrucción que los  fundamentalistas cristianos vinculan al Satanismo. Está en mi blog e invito a leerlo. De hecho me centraba en el llamado "pánico satánico" que tuvo lugar a finales del siglo pasado en Estados Unidos. Conviene saber que el FBI y otras instituciones de seguridad norteamericanas descartaron, después de una larguísima investigación, que las acusaciones de actividades criminales vinculadas a grupos de satanistas tuvieran algún fundamento real. Hubo incluso una declaración oficial al respecto, que puede consultarse en la bibliografía existente y en internet. De hecho, si se pasa de este runrún de rumores malintencionados a examinar las evidencias, el FBI tenía razón.

Debo decir por tanto que no hay "entidades del estado" que persigan a los satanistas, salvo que creyéramos que seguimos en la España nacionalcatólica y llamáramos "entidad del estado" a la Iglesia. Cuando hay un crimen hay lógicamente una investigación, y hasta ahora nunca ha habido una persecución real de los satanistas por ello, pese a lo que les gustaría a los nuevos inquisidores de nuestros días, los famosos "demonólogos" y "exorcistas". Hoy, privados de sus tristemente célebres "tribunales del Santo Oficio", sueñan con que la policía de los estados modernos les hiciera el trabajo represivo que impotentemente ellos ven que ya no pueden hacer. Pero afortunadamente en los estados de derecho la policía no puede perseguir por prejuicios, sino por la existencia de pruebas delictivas reales.

Contrasta esta ausencia de evidencias reales de los "crímenes de los satanistas" con la cantidad de pruebas y sentencias en firme de tribunales sobre los casos de abusos sexuales a menores que se dan en el seno de la Iglesia católica. No dejan de salir regularmente nuevos casos a la luz. Aquí los profesionales de la policía naturalmente sí se ven obligados a intervenir. No hay comparación entre el número de pretendidos "abusos rituales satánicos" y el de abusos reales eclesiásticos, si nos atenemos simplemente a las evidencias que los jueces toman en cuenta.

No somos los satanistas quienes deberíamos tener un reguero de sangre y muerte en nuestra conciencia, sino curiosamente nuestros furibundos detractores. Ha habido incontables guerras en el mundo en nombre de "Dios" (de los diferentes dioses de cada bando, o con cada bando diciendo que "Dios" estaba de su parte). Nunca ha habido guerras en nombre del Demonio.


Siempre que encuentran una estrella, un 666, un macho cabrío en un lugar que hay un cadáver, o incluso manchas de sangre... las pesquisas policiales apuntan a sectas satánicas y esotéricas. ¿Son estos unas personas alejadas de vuestra ideología o siguen un camino equivocado, dando una pésima imagen a los demás seguidores?

Como os decía antes, hay gente para todo, aquí y en cualquier otro lado. Y como también comentaba, hay menos "pesquisas policiales" de las que los malintencionados rumores de los curas difunden sobre el mundo del esoterismo y el satanismo. Ni comparación con el número de pesquisas policiales reales que se han hecho en parroquias, internados y colegios religiosos buscando a degenerados con sotana que fuerzan a niños. Y no sólo por este delito: Todavía no ha hecho más que abrirse la causa procesal sobre la implicación de religiosos católicos en el secuestro de bebés en las maternidades tras el parto, comunicando a sus madres que habían fallecido al nacer, para venderlos luego en adopción a otras familias. Según se va poco a poco sabiendo, esta atroz práctica ha sido llevada a cabo durante décadas en España por parte de determinadas monjas y sacerdotes. Ya veremos, según avanza lentamente la investigación, hasta dónde puede haber llegado la perversión criminal de un número hasta ahora desconocido de miembros de la institución que nos presenta precisamente a nosotros como un peligro social.  


Cuando hablamos de Magia Negra, nos viene a la mente una palabra: rituales. ¿Qué objetivo tienen? ¿Cómo se suelen realizar?

Un ritual es un acto de tipo psicodramático que tiene como propósito canalizar o focalizar la consciencia hacia un determinado fin. Los rituales, en un sentido amplio, no son privativos del esoterismo o el ocultismo. Una misa es también un ritual, aunque se suela llamar "ceremonia", que es un sinónimo posiblemente con menos connotaciones negativas. Hay muchas formas y tipos de rituales a través de los tiempos y las culturas de la Tierra. Un ritual, cuando es un acto realmente vivo y no una mera ceremonia social ya vacía de su original contenido, no es un espectáculo: No se puede asistir a él sin participar. En este sentido sólo los que toman parte en un ritual satánico pueden saber realmente cómo funciona.  


Incluso, quizá confundidos y alimentados por la literatura y el cine ¿Es posible hacer un pacto con Satán e invocar un demonio? ¿Existe peligro en ello tanto físico como espiritual?

Claro que es posible hacer un pacto con Satán. En cuanto a los peligros mentales o "espirituales", creo que viene a resultar mucho más dañino escuchar un sermón en la iglesia o rezar. Pienso que los menores, por su seguridad mental, no deberían ser expuestos a los rezos.


Todos tenemos un "ser interior", un espíritu, un alma... Siempre se asocia con la bondad: que nos protege, nos orienta... Ese ser espiritual también puede ser nuestro "demonio interior" ¿Estoy en lo cierto?

No creo mucho en el alma, en la vida más allá de la muerte y en todo este tipo de cosas etéreas. Creo en la vida real, física, "carnal" y en la voluntad como una poderosa fuerza interior que puede darle pleno sentido. Para mí el Demonio anda más cerca de la voluntad que de esa supuesta alma de los místicos.


En un aporte de radio que realicé y escribí en este blog sobre "exorcismos", acusé a la Iglesia de manipular la fe de las personas, engañando a todos con las supuestas posesiones demoníacas, que desde el punto de vista mío y de expertos en psiquiatría y neurología, son enfermedades mentales. Pero pocas veces, o seguro que nunca, hemos escuchado o leído la opinión de un satanista acerca de los exorcismos. ¿Qué opinas al respecto?

Los exorcismos creo que en general son prácticas muy peligrosas, realizadas sobre personas mentalmente inestables, que demasiado a menudo se han saldado con la muerte de estas personas. En este sentido han sido actos criminales. Ha habido sacerdotes condenados a prisión por este tipo de operaciones en diversos países de Europa. En los más benignos de los casos, son comedias desvergonzadas aprovechando la buena fe y lo incautas que pueden llegar a ser algunas familias de creyentes. Como crímenes o como engañifas, nadie debería someter a sus allegados a un tipo de cosas así.


El conocido sacerdote y exorcista Juan Antonio Fortea respondió a una afirmación de otro famoso exorcista, el italiano Gabriele Amorth, quien señaló hace un tiempo que "dentro del Vaticano también hay satanistas". El padre Fortea dijo que este tipo de afirmación tiene que probarse y que, si bien entre los purpurados puede haber algunos "más terrenales", "de ahí a afirmar que algunos cardenales son miembros de sectas satánicas hay un trecho inaceptable". ¿Existen seguidores en el Vaticano, o sólo son por infiltrarse y controlar este mundo?

Personalmente no tengo idea, ni me interesa lo más mínimo, lo que pueda haber o no haber por los pasillos del Vaticano. Se me ocurren algunas consideraciones mordaces sobre el tipo de gente que puede pulular por allí, pero prefiero guardármelas. Debo decir que vuestra pregunta implica una presuposición falsa, muy frecuente por otro lado en los discursos más hostiles sobre el Satanismo: Que los satanistas nos comunicaríamos de forma oculta entre nosotros, supuestamente dentro de un orquestado plan mundial de dominio. Si no, no se explica por qué yo podría tener información especial sobre lo que pasaría en un lugar tan lejano a mi vida cotidiana como el Vaticano... Pero debéis creerme: Ni los satanistas formamos parte de un perverso proyecto internacional, ni nos comunicamos mediante mensajes secretos que nos enviamos por palomas (negras, por supuesto). Así que francamente no os puedo decir si hay satanistas en el Vaticano, en la Comisión Europea o en la directiva del Rayo Vallecano, por poner algunos grandes centros de poder.


Indagando un poco en la historia, no encuentro, al menos no acierto por completo en los primeros pasos del Satanismo en España. ¿Cuándo, cómo y dónde se inició el camino de la Magia Negra y el Satanismo en España? ¿Quiénes fueron los verdaderos pioneros en nuestro país?

La Magia Negra no es una práctica dirigida especialmente a causar daño o destrucción, sino el enfoque de la magia que corresponde conceptualmente con el Sendero de la Mano Izquierda que antes he intentado explicar. Stephen Flowers, uno de los grandes investigadores sobre este tema, define la Magia Negra como una metodología para la ejercitación de la independencia personal y para la consecución de objetivos orientados a uno mismo. En este sentido es difícil saber quién fue primero en estas cosas en nuestro país. En todo caso sus experiencias debieron ser estrictamente personales, y no han dejado una huella en los demás.

No sigo mucho la historia de las asociaciones satanistas en España, porque generalmente han sido muy breves. Lógico en un mundo tan individualista y necesariamente diverso como el Satanismo. He de decir que nunca he oído hablar realmente de la mayoría de los grupos que oigo citar en televisión a todos esos ceñudos y mediáticos "expertos en sectas satánicas", ni he conocido a nadie que perteneciera supuestamente a ellos. Creo que en su mayor parte son grupos que estos individuos se inventan, y que acaban copiándose una y otra vez entre ellos.


Dime una obra sublime sobre el Satanismo y la Magia Negra... ¿Cuál es la mejor, la idónea para conocer todo esto?

Hay algunos textos interesantes. Yo recomendaría leer La Biblia Satánica de Anton LaVey como un primer acercamiento al tema. Ha sido editada en nuestro país varias veces. Luego hay otros libros realmente útiles, pero la mayoría no están traducidos todavía, aunque sé que hay personas que están en ello. Y mis libros no los puedo recomendar aquí porque quedaría feo.


¿Esperas que cada día aumenten los adeptos? ¿Crees que aceptará con normalidad la sociedad vuestra presencia? ¿Qué conocidos de la cultura española son de esta creencia y práctica?

Como los satanistas no somos una religión ni creemos beneficiosa la existencia de rediles de ovejas de ningún tipo, no buscamos especialmente más seguidores, o "adeptos" como vosotros los llamáis. Personalmente no veo en qué nos puede beneficiar que haya más o menos gente que decida llamar Satanismo a su proyecto de vida. No nos vamos a presentar a las municipales. En cuanto a si "la sociedad" aceptará con normalidad nuestra presencia, vuelvo a lo que decía en una de las preguntas iniciales: Nosotros somos también la sociedad. Y yo, como miembro de la sociedad, creo que acepto con bastante normalidad mi presencia. También me parece que los otros satanistas que conozco aceptan con normalidad sus presencias. Así que no veo dónde estaría el problema. Siempre, claro está, que reconozcamos que toda sociedad es necesariamente plural y diversa, es decir que no estemos llamando "sociedad" a una forma cerrada, intransigente y monolítica de ver el mundo, como le gusta imaginarla a los proyectos totalitarios. En cuanto a los posibles satanistas famosos, francamente no sabría qué deciros; sobre todo en estos tiempos en que los chonis de los reality shows son los grandes conocidos y muchos buenos artistas y creadores son completos desconocidos. En todo caso, y dado como está el patio de la tolerancia en los últimos tiempos, prefiero que cada uno hable por sí mismo y cuando lo considere.


Hemos llegado al final, Miguel AlgOl. Si quieres añadir algo personal, te dejo el campo libre.

Sólo me gustaría recomendar a quien este tema le interese realmente, que intente informarse leyendo y oyendo a personas que, por decirlo así, están dentro de este mundo. No únicamente a través de los mensajes de sus detractores. Pretender querer saber qué es el Satanismo a través de los "exorcistas" y los "demonólogos" eclesiásticos que pululan por los platós de televisión y por los "debates" públicos al uso sería como informarse sobre las culturas afroamericanas a través de textos del Ku Klux Klan, o sobre Giordano Bruno a partir de los textos de la Inquisición de Venecia. Estos "demonólogos" de sotana de hoy son los directos continuadores de los inquisidores de antaño, con toda su parafernalia de libelos destinados a provocar un terror irracional entre los más crédulos e incautos. En los "debates" que el Satanismo concita en los medios de comunicación —y no son pocos, dado el morbo que despierta entre la gente biempensante— es muy raro, diría que hasta ahora imposible, encontrar a los propios satanistas. Directamente no se les invita, son siempre "ellos", los de "fuera", unos seres inquietantes y remotos de los que se habla pero de los que no habría nada que escuchar. ¿Alguien imagina hacer un debate sobre el mundo del ecologismo sin que hubiera presente un ecologista? ¿O sobre la enseñanza sin ningún profesor?

Por esto recomiendo ir a las fuentes, como se dice en el mundo académico. Atreverse a escuchar a los que disienten, y no contentarse con lo que dicen de ellos los perseguidores de toda disidencia.


Gracias, Miguel AlgOl, por tu disposición. Confiamos en volver a leerte por estas entradas.



Suscríbete a este Blog


8 comentarios:

Miguel Angel Garcia dijo...

Gracias Miguel por compartir esta entrevista que te han hecho hace poco. Nos ayuda a todos los que queremos vivir el verdadero Satanismo, despojándolo de las muchas deformaciones que se le atribuyen desde otras esferas, especialmente desde la visión equivocada de la Iglesia Católica.

Miguel AlgOl dijo...

Gracias por tu comentario, Miguel Ángel.

Dante Tenebris dijo...

Gracias Miguel. Eres muy grande. Me atrevo a decir que eres el mejor y mas entendido del LHP en España y Latinoamerica. En nuestra comunidad eres un ejemplo como ser humano. Espero que los profanos se quiten la venda cristiana de sus ojos y empiecen a convertirse en lobos y dejen de ser Ovejas. El LHP es el verdadero camino de Voluntad, de la autosuperación y la Apoteosis. Salve el Yo.

Un abrazo desde Canarias.

E.B.

Miguel AlgOl dijo...

Gracias por tus palabras, Dante.

Dark Pulga dijo...

Ha sido muy grato leer dicha entrevista, con gusto la compartiré puesto que despeja muchos estereotipos. saludos!

Miguel AlgOl dijo...

Gracias. Saludos.

Shaagar dijo...

Gracias Miguel, este es un texto fundamental en la comprensión y clarificación de lo que es el satanismo. Un texto para compartir pues clarifica muchos puntos que la gente desinformada desconoce por completo.

Miguel AlgOl dijo...

Gracias por tus comentarios, Shaagar. Desde luego las preguntas recogen casi todos los tópicos y prejuicios sobre el Satanismo que suelen darse todavía hoy.