En los orígenes de la brujería




Algunas etimologías de las palabras relacionadas con la brujería



Aragonés: Bruixa / Broixa - Bruixo - Bruixería
Catalán: Bruixa - Bruixot - Bruixeria
Español: Bruja - Brujo - Brujería
Gallego: Bruxa - Bruxo - Bruxaría
Leonés: Bruxiu / Bruxu - Bruxia / Bruxa - Bruxiería / Bruxería
Occitano: Bruèissa / Broisha - Bruèis / Broish - Brueissariá / Broisheria
Portugués: Bruxa - Bruxo - Bruxaria


Una raíz bru(i)sh- (de donde viene, por evolución fonética, el español moderno bruj-) es común a todas las lenguas latinas habladas en la Península Ibérica, incluido el occitano (aranés). Su origen es desconocido y la mayoría de los estudiosos consideran que viene de una antigua palabra prerromana.

Se han propuesto diferentes etimologías para esta raíz ibérica. Las dos más plausibles son:

  • Que esté relacionada con el nórdico antiguo brugga "hacer pociones" (de donde viene el inglés brew "elaborar cerveza, preparar el té").
  • Que proceda del protocelta (lengua común hablada por todos los celtas antes de la separación en lenguas modernas: irlandés, galés, bretón, etc.) brixta "hechizo" (de donde deriva el nombre de la diosa gala Brixta o Bricta), brixtu "magia".

____________________________________________


Español: Hechizo - Hechicera - Hechicero - Hechicería
Portugués: Feitiço - Feiticeira - Feiticeiro - Feitiçaria
Catalán: Fetillera - Fetiller
Francés: Fétiche

El español hechizo y el portugués feitiço derivan del latín facticius "cosa producida, artificial, no natural" (de facere "hacer"). De aquí aparecen las otras palabras derivadas en ambas lenguas, y posiblemente también la forma catalana.

Del portugués feitiço surge el francés fétiche, originalmente para referirse a las estatuillas africanas como objetos mágicos (por la importancia central de Portugal en la primera difusión de las culturas africanas en Europa). Del francés fétiche deriva, con nuevos significados, el inglés fetish, y de aquí el alemán fetisch, holandés fetisj, etc.

____________________________________________


Gallego: Meiga - Meigo
Leonés: Meiga - Meigu

Provienen según muchos del latín maga / magus "persona dedicada a la magia".
El origen de estas palabras latinas puede estar relacionado con la raíz indoeuropea que significa "grande" (griego megas, sánscrito maha) o con el nombre de los sacerdotes zoroastristas de Persia: magush.

Según otros proceden del latín medica "persona dedicada a la medicina", lo que explicaría mejor su inicio me-.

Meigo y meiga tienen en gallego también el doble sentido del castellano encantador / encantadora, es decir, además de la persona dedicada a la brujería, aquella que atrae o seduce. Ya en portugués meigo / meiga significa exclusivamente "dulce, delicado, amable".

____________________________________________


Francés: Sorcière (bruja) - Sorcier (brujo) - Sorcellerie (brujería)
Criollo de Haití: Sòsyè (bruja)
Inglés: Sorceress (bruja) - Sorcerer / Sorceror (brujo) - Sorcery (brujería)

Todos estos nombres proceden del francés, que a su vez es una evolución del latín sortiaria "que echa las suertes" (de sortes "suertes"), lo que hacía referencia a una mujer que se dedicaba a la adivinación.

Para algunos estudiosos de la lengua vasca, la raíz latina sortes estaría también en el origen del vasco Sorgin / Sorginkeria (brujería).

____________________________________________


Inglés: Witch (bruja) - Witchery / Witchcraft (brujería)

La palabra witch deriva de una raíz germánica que sólo se encuentra en inglés y en los dialectos del bajo alemán (descendientes del antiguo sajón). En inglés antiguo era wicca (pronunciado "witcha") "brujo", y wicce (pronunciado "witche") "bruja". En bajo alemán medio era wicken "embrujar". Como sucede con otras raíces europeas para designar a los brujos (véase el comentario anterior sobre el ibérico bru(i)sh-) su origen es oscuro y controvertido, objeto de numerosas polémicas entre los etimologistas. Entre las raíces germánicas e indoeuropeas propuestas están:

  • El indoeuropeo weik "separar, dividir", que habría dado el gótico weihs "sagrado".
  • El indoeuropeo weg'h "moverse", en el sentido de los movimientos y gestos de los rituales.
  • El germánico wiggon, antiguo inglés wigle "practicar la adivinación".
  • El germánico wikkjaz "practicar la necromancia". Hay que decir que necromancia era definida en los antiguos diccionarios como "Daemonum invocatio" ("invocación del Demonio").


© Miguel AlgOl


Traducción al portugués

No hay comentarios: