"Es la música que hay en nuestra conciencia, el baile que hay en nuestro espíritu,
lo que no quiere armonizar con ninguna letanía puritana, con ningún sermón moral..."
(Nietzsche: Más allá del bien y del mal, 216)


Breve historia de Satán

por la Orden de los Nueve Ángulos



Según las creencias nazarenas [cristianas] generales, Satán hizo su primera aparición en lo que se considera el tiempo bíblico antiguo. Breves referencias a Satán aparecen en diversas partes del Antiguo Testamento, en las que se le describe como un ángel caído o rebelde a la suprema deidad llamada Dios, y su rebeldía se debió a su orgullo. En estas historias, la función de Satán es tentar a los seres humanos y alejarlos de las enseñanzas, la revelación y las leyes de Dios.

En lo que comúnmente se entienden como las partes más antiguas del Antiguo Testamentos -muy probablemente escritas entre el 230 a.C. y el 70 a.C.- Satán es descrito como un malicioso adversario u oponente, siendo así que un ser humano que se opusiera al llamado "pueblo elegido" de Dios era considerado frecuentemente un "satán". Durante siglos esta historia y ontología del ser bíblico llamado Satán experimentó ulteriores desarrollos, especialmente por parte de los nazarenos.

El Arte de la Nigromancia




Mesa redonda El Arte de la Nigromancia
con Frank G. Rubio, Grace Morales y Miguel Algol

Artenebris
Festival de Cultura Alternativa Sui Generis Madrid

Día: 1 de noviembre de 2019
Hora: 17,45
Lugar: Auditorio de la Casa del Lector en Matadero
Dirección: Paseo de la Chopera, 14 – 28045 Madrid

Más información

No Karma



No hay un instinto natural que nos mueva a "necesitar" la existencia de Dios, sólo la huella de la Autoridad y del Castigo. Dios es una extraña y enrevesada trinidad en el discurso teológico nazareno, pero en nuestro inconsciente es y será siempre el Padre, la interiorización del Poder que nos protege y nos juzga al mismo tiempo. El confort del hogar es la emanación de su Orden, y fuera de él sólo existe frío y desamparo. Con esta marca hemos crecido los que hemos venido al mundo en la sociedad del Poder del Padre, y ninguna rebelión racional conseguirá borrarnos del todo su cicatriz. Eternamente viviremos aborreciendo y añorando a Dios, la Autoridad que garantizaba seguridad a cambio de obediencia. Es tan inquietante la inseguridad de la vida que hasta la renuncia a la libertad parece un precio aceptable. ¿Acaso no fueron todos tus errores elecciones solitarias?

El dragón en el umbral de la Magia




Lo cuentan de mil formas las tradiciones del mundo: Ante la cueva del tesoro hay un dragón. Un reto atroz antes de acceder a la abundancia. Los tesoros han de ser conquistados, no se ofrecen a cualquiera. Todo tesoro real es una recompensa por una lucha, el galardón de una victoria. No hay tesoros esperando al paseante casual, no es cuestión de "fortuna" encontrarse con la verdadera fortuna.

Rosaleen Norton, la bruja de Kings Cross



Rosaleen Norton es una de las figuras más interesantes del ocultismo siniestro contemporáneo. Escogió el nombre mágico de Thorn ("Espina"), quizás porque su nombre derivaba de Rose y el viejo adagio dice en inglés There's no rose without a thorn "(no hay rosa sin espinas"). Se definía como una bruja practicante del lado nocturno de la magia y fue una genial pintora y escritora. En cierta ocasión dijo a sus allegados: "He conseguido una vida con infinitas posibilidades y que me resulta enteramente satisfactoria en todos mis planos de consciencia". Aunque nacida en Nueva Zelanda, se trasladó de niña a Australia y vivió durante años en Sydney, en el suburbio de Kings Cross, por lo que los medios de comunicación australianos la llamaron "la bruja de Kings Cross".

Deus inversus?





La frase latina Demon est Deus inversus ("El Demonio es Dios invertido") parece que ha tenido un largo éxito entre hermetistas, cabalistas y rosacruces, y parece también que la historia la ha ido llevando de su aséptico origen neoplatónico a una lectura totalmente "siniestra". Yeats la escogió todavía con cierta ambigüedad para su lema personal en la Golden Dawn, pero Blavatsky, en su Doctrina secreta, ya la calificaba sin rodeos de "extremadamente peligrosa"... Así que en nuestros tiempos Barathrum o Nechist la han elegido con entusiasmo para sus temas de estética infernal.