"Es la música que hay en nuestra conciencia, el baile que hay en nuestro espíritu,
lo que no quiere armonizar con ninguna letanía puritana, con ningún sermón moral..."
(Nietzsche: Más allá del bien y del mal, 216)


Del Demonio como conseguidor



Me escriben de vez en cuando a la dirección del blog preguntándome cómo hacer un pacto con el Demonio, clarito y fácil a ser posible, que dé frutos rápido. Tienen tantas cosas que pedirle...

Mi respuesta sólo puede ser esta:


No es en un gran consumidor satisfecho en lo que te convertirá el Demonio. Seguirás sin subirte a las deslumbrantes pasarelas del momento. No se te materializarán en el salón todas las cosas de los anuncios a medida que vayan asomándose por televisión. El Demonio no te concederá deseos si son otros los que te dicen lo que debes desear. No llegarás a deslizarte como pez en el agua por esta sociedad podrida, tal vez porque nunca conseguirás perder del todo la vergüenza y la pituitaria. Por eso no existe el pacto exprés: Unas palabritas, un poco de sangre, unos poltergeist y venga a conseguir cosas... No le des más vueltas a internet: Buscabas llevarte bien con SANTA (Claus) no con SATAN, a ver si aprendemos a teclear.