BDSM y Magia Negra



Los esclavos deben servir.
Crowley, Libro de la Ley 2:58.




La conexión entre el Sendero Siniestro y las relaciones eróticas de dominación-sumisión (BDSM) tiene una larga trayectoria, aunque no siempre se haya hecho explícita. Vista desde fuera de los respectivos círculos de practicantes, esta conexión se ha pretendido incluso mayor, porque ambos terrenos comparten para las mentes más mojigatas y biempensantes el mismo aura oscura y prohibida de "pecado" y "perversión".

El timorato pionero de la sexología clínica, Iwan Bloch, escandalizado por el Marqués de Sade, del que escribió una espuria biografía, consideraba que este autor "dio pruebas en sus novelas de ser un fanático satanista". Y desde él no han sido pocos los que han reservado a Sade un párrafo especial en la historia del Satanismo, porque sus "blasfemias" sólo podían proceder de un asiduo a misa negra de ocho. Pero Sade se conecta con el Satanismo como movimiento desde una lectura muy moderna y posterior a él. Todo escritor o filósofo de ideas contrarias a una moral impuesta puede ser reivindicado hoy por los círculos satanistas, lo que no quiere decir que él expresara en claves siniestras e infernales su proyecto de rebelión. No es por lo tanto desde esta perspectiva impresionista y frecuentemente santurrona desde la que abordaremos el tema.

Tantra, orientalismo y magia sexual

por Hugh Urban



Desde su primer descubrimiento del complejo cuerpo de textos y tradiciones conocidos como "Tantra", los autores occidentales quedaron simultáneamente horrorizados y seducidos, escandalizados y excitados, por esta forma aparentemente exótica de espiritualidad oriental. Sobre todo y especialmente los autores occidentales se obsesionaron con el uso de rituales sexuales en el fenómeno de la práctica tántrica, lo que significó una fuente de repulsión y asco para la mayoría de los misioneros cristianos y académicos orientalistas, al mismo tiempo que era una fuente de atractivo erótico para muchos grupos esotéricos europeos. A finales del siglo diecinueve, de hecho varios autores europeos se apropiaron del Tantra y lo fusionaron cada vez más con métodos occidentales de magia sexual.

El demonio de la encrucijada





Donde los caminos se cruzan siempre aguarda un demonio, cuántas tradiciones oscuras han tratado de esto. Y todas coinciden en que la siniestra figura de las encrucijadas no es precisamente un poder menor: La propia Hécate en la antigua Grecia, el mismo Papá Legba (1) en Haití y Benín. En la Europa occidental de principios de la Edad Media las entidades de los cruces de caminos ejercían tal fascinación que el obispo San Eloy se sintió obligado a escribir en el siglo VII: "Ningún cristiano debe prestar o guardar devoción alguna a los dioses de los lugares donde tres caminos se cruzan, o a las rocas, fuentes o arboledas de esos sitios, o a las esquinas".

Oración al Diablo




Salve Satán, Rey de los Infiernos,
Señor del Abismo, Gloria del Mundo.
Loado seas Emperador de la Voluntad,
Adalid magnífico de la plenitud de la carne.
Aparta de mí la pestilencia de los sacerdotes
Y el hedor venenoso de las capillas.

Ven a mí radiante desde el Sur, Satanás,
Señor del Fuego.
Ven a mí invencible desde el Norte, Belial,
Señor de la Tierra.
Ven a mí luminoso desde el Este, Lucifer,
Señor de los Aires.
Ven a mí terrible desde el Oeste, Leviatán,
Señor de las Aguas Profundas.

Maria de Naglowska: Satanismo, magia sexual y el poder femenino




Mariya Naglovskaya, conocida en Europa occidental como Maria de Naglowska, nació en el seno de una familia aristocrática de San Petersburgo en 1883. Su padre, un general que había combatido contra los turcos en los Balcanes y había llegado a gobernador en Kazán, fue envenenado durante una partida de cartas por un nihilista que había logrado granjearse la confianza de la familia. La madre murió también poco tiempo después, cuando Maria contaba sólo doce años. Su principal biógrafo, Pluquet, escribiría sobre ella en aquellos días: "Su salud era frágil y tuvo una infancia difícil, pero sorprendía a los que la rodeaban por sus opiniones mordaces y su comportamiento razonable pero imprevisible".

Preparación para rituales herméticos

por la Orden de los Nueve Ángulos



Generalmente los rituales o trabajos herméticos se llevan a cabo por un deseo específico, y es importante que antes de que empieces un ritual mediante una técnica determinada, te hagas una idea clara de la naturaleza de ese deseo. Es decir, debes tener una idea precisa —en tu imaginación o en palabras— del objetivo que te propones alcanzar al utilizar la magia.

Es importante que este propósito sea concreto —es decir, que se limite a una cosa. Una vez que tienes definido qué es lo que quieres conseguir mediante la magia (y puede ser cualquier asunto: riqueza, éxito, amor, salud, maldecir a alguien), dedícate a pensar posibles visualizaciones que representen claramente tu objetivo. Y busca también alguna frase simple y evocadora que condense ese objetivo.