"Es la música que hay en nuestra conciencia, el baile que hay en nuestro espíritu,
lo que no quiere armonizar con ninguna letanía puritana, con ningún sermón moral..."
(Nietzsche: Más allá del bien y del mal, 216)


A los oscuros devotos




¿Por qué convertís a Satán, a Lucifer, en un "dios"? ¿No podéis pensar sin "dioses", tanto os marcaron los curas? ¿Necesitáis adorar cosas, sentiros insectos ante fantasmas gigantescos? ¡Y vosotros creéis ser los "enemigos del Cristianismo"...!



© Miguel AlgOl