Satán interior



En realidad el debate general sobre la naturaleza del Demonio no contempla todas las posibilidades del asunto. La alternativa tradicional suele oscilar entre estas dos opciones: O Satán sería "una parte de nosotros mismos" (un aspecto de nuestra psique, una determinada pulsión de nuestra personalidad) (satanismo simbólico), o Satán sería "una entidad autónoma exterior a nosotros mismos" (un ser de otros planos, un dios ajeno) (satanismo teísta).

Pero hay una tercera posibilidad: Que Satán sea una entidad autónomainterior a nosotros mismos. Los curas nos habrían engañado una vez más: El ser humano no es un animal que nace con alma. Es un animal que nace con demonio.



© Miguel AlgOl


1 comentario:

Miguel Angel Garcia dijo...

El problema de la naturaleza del demonio es un tema importante, ya que según se conciba la misma, tendremos un determinado tipo de satanismo y de satanistas.

Está claro que Satán no puede ser, a la vez, las tres posibilidades: una parte de nuestra psique, una deidad o un ser de otros planos y una entidad autónoma e interior a nosotros. O es una cosa o es otra. O tiene una naturaleza o tiene otra.

¿Cual es la auténtica y verdadera naturaleza de Satán? En otro artículo de este blog titulado: "La identidad de Satán" Miguel habla de este tema diciendo, en el apartado "Universos": "Cada satanista concibe su propio Satán, porque concibe su propio universo". Esto es cierto pero no resuelve la dificultad de la naturaleza de Satán. Pues, como hemos dicho, Satán no puede ser, a la vez, una Deidad o algo simbólico. O es una cosa o es otra.

En cuanto a la tercera posibilidad: "una entidad autónoma e interior a nosotros", presenta la dificultad de saber qué o quién es esa entidad autónoma: ¿una deidad?, ¿una fuerza? En este caso, ¿de qué tipo? Esta entidad o fuerza, ¿sería superior al hombre? ¿En qué sentido?

Por otra parte, si concebimos la naturaleza de Satán como otra Deidad o Divinidad, estaríamos, más bien, en el Sendero de la mano derecha. Si la concebimos como algo simbólico, como una parte de nuestra psique o de nuestra personalidad, estaríamos en el Sendero de la mano izquierda. Pero, si la concebimos como una entidad autónoma e interior a nosotros, ¿dónde estaríamos? Si esa entidad es una deidad estaríamos en el Sendero de la mano derecha. Si esa entidad es una fuerza, dependiendo de qué tipo de fuerza sea, podríamos estar en el sendero de la mano izquierda. ¿Abarca las dos posibilidades?

En otro artículo de este blog titulado: "El sendero de la mano derecha" Miguel dice: "¿Se puede avanzar siguiendo dos caminos distintos, es decir tomando "cosas" del Sendero de la Mano Derecha y del de la Izquierda a la vez? Resulta difícil imaginarlo,..".

Por eso, es importante definir bien la naturaleza de Satán, pues, todas las posibilidades no pueden darse, a la vez, como hemos dicho. El problema es que no me parece solucionable la aporía y nos quedaremos preguntando siempre: ¿Cual es la verdadera naturaleza de Satán?